• noticias16gpico

Absolvieron a un expolicía federal acusado de encubrir el asesinato de un preso político

Emilio Romero estaba acusado de encubrir el homicidio del militante Victorio José Ramón Erbetta, quien fue asesinado en octubre de 1976 cuando se encontraba secuestrado por efectivos del Ejército.


El Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional de Paraná absolvió al exinspector de la Policía Federal Argentina, Emilio Romero, quien estaba acusado de encubrir el homicidio del militante Victorio José Ramón Erbetta, quien fue asesinado en octubre de 1976 cuando se encontraba secuestrado por efectivos del Ejército.


El juez Daniel Alonso tomó el martes esta decisión al considerar que en las pruebas recolectadas durante la instrucción "no surgieron elementos válidos que permitieran tener por acreditada la intervención de Romero, en su carácter de funcionario policial, en el simulacro de fuga que tuvo lugar el 24 de agosto de 1976, maniobra con la que se intentó ocultar el homicidio".


En la resolución del magistrado, difundida por el sitio "Fiscales" que depende la Procuración General de la Nación, se sostiene que “del sinnúmero de testimonios que fueran incorporados a la causa y de aquellos vertidos en la audiencia de debate ha quedado debidamente acreditado el acaecimiento de tal suceso, más no se ha aportado dato alguno en torno a la participación de Romero en el mismo”


El proceso a Romero tuvo un carácter "correccional"; comenzó el 8 de febrero y a lo largo de las audiencias declararon 14 testigos en forma presencial y por videoconferencia.


El fiscal federal Leandro Ardoy pidió para el acusado tres años de prisión por considerarlo coautor responsable del delito de encubrimiento, y en su alegato consideró que Erbetta fue "detenido ilegalmente y falleció como consecuencia de las torturas a las cuales fue sometido".


El funcionario del Ministerio Público afirmó en los fundamentos de su acusación que Romero "fue parte ­en calidad de coautor­ de la maniobra intentada para ocultar esos delitos".


Ardoy recordó además que Romero era funcionario policial, oficial de la Policía Federal, por lo tanto sabía perfectamente cuáles eran los alcances de lo que estaba haciendo.