• noticias16gpico

Acha: condenado por grooming, abuso y violencia de género

La jueza de control de General Acha, Laura Moscoso Mendieta, condenó a un hombre de 44 años a la pena de tres años de prisión en suspenso, por ser autor de los delitos de grooming, abuso sexual simple y lesiones leves agravadas por la relación de pareja –hechos enmarcados en la ley 26485 de Protección Integral a las Mujeres– en tres causas diferentes.

El conflicto penal se resolvió por la vía alternativa del juicio abreviado. Él fue presentado por el fiscal Juan Bautista Méndez, el defensor particular Diego Herbsommer Moreno y el propio imputado.


En uno de los legajos se probó que el acusado contactó a una menor de 15 años mediantes “llamadas y mensajes de Whatsapp” a su celular. En ellos, sin identificarse, le decía que quería verla. En un momento, la víctima le preguntó quién era y no obtuvo respuesta; pero continuó recibiendo mensajes. Después se identificó por su nombre de pila y le ofreció dinero, aunque le pidió reserva. La menor lo bloqueó y cambió el número el chip, “una situación que le generó mucho miedo”, se indicó en el fallo.

En otro expediente quedó acreditado que, durante un viaje de pocos kilómetros en su Volkswagen Bora, el imputado “efectuó tocamientos con carácter libidinoso y con propuestas verbales con un fin inequívoco de contenido sexual” a una menor de 17 años, quien había ido a visitar a un familiar.

En la tercera causa, en medio de una discusión con su pareja a la madrugada, el acusado le dijo: “ya vas a ver lo que le hago a tu auto”. Inmediatamente, entró a la vivienda, tomó una pala de punta y comenzó a pegarle a un Fiat Palio, rompiéndole el parabrisas y el vidrio de la puerta del conductor.

En esas circunstancias fue que le produjo lesiones a la mujer, ya que la pala –al traspasar el vidrio– ingresó al habitáculo e impactó en pómulo izquierdo. También sufrió lesiones en dos dedos porque se cubrió la cara con sus manos. El agresor continuó destruyendo más vidrios y parte de una puerta; a la par que la víctima huyó por temor a más represalias del imputado.

En la presentación del acuerdo de juicio abreviado, se dejó constancia que el acusado reparó los daños del Fiat abonándole a la damnificado, el mes pasado, 98.700 pesos.

Por tratarse de una pena de ejecución condicional, Moscoso Mendieta le fijó al imputado el cumplimiento de pautas de conducta durante dos años: fijar residencia y someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras; abstenerse de concurrir a los domicilios de las víctimas y de relacionarse con ellas; no usar estupefacientes ni abusar de bebidas alcohólicas; y someterse a un tratamiento psicológico.​